Auckland

Skills: Branding

Auckland. Agencia de Viajes.

Como en todos nuestros trabajos de branding, en Bill&Ted comenzamos la tarea no desde el diseño del logotipo en si, sino en el replanteo del género y el rubro de la empresa. En este caso, Auckland, una empresa de turismo que, aunque se dedicaría a todos los nichos tradicionales, se especializaría en turismo estudiantil.

El concepto.

Comenzamos investigando y planteando qué debe transmitir una marca de turismo y para eso, nada mejor que empezar por qué significa un viaje -de placer- para cualquiera de nosotros. ¿Es acaso el punto más importante la seguridad del transporte? ¿el respaldo financiero de la empresa? ¿la facilidad para realizar trámites o la tranquilidad de que los papeles están en regla? Claro que todos estos puntos son importantes, imprescindibles podríamos decir, pero cabe preguntarse: si tuviéramos 5 segundos para describirnos a nosotros mismos como personas, ¿recitaríamos nuestro número de documento? ¿aclararíamos nuestro grupo y factor sanguíneo o numeraríamos la cantidad de baños con que cuenta nuestra casa? No, hablaríamos seguramente de las bondades de nuestra personalidad, el carácter, o si somos divertidos o solidarios o serios o responsables. Bueno, en las marcas pasa lo mismo, son cinco segundos y no más para decir algo bueno de nosotros. Entonces, si hablamos de viajes, hablaremos de lo que realmente importa: momentos felices. Lo que uno recuerda de los viajes, lo que uno cuenta y relata cuando vuelve, no son los trámites, burocracias y contrataciones. Cuenta momentos, lugares, muestra fotografias, explica sensaciones. Y este sería el primer ingrediente en la creación de la marca Auckland.

Diseño gráfico para adolescentes.

Por otra parte, contemplando el público principal que estaría en contacto con la marca nos encontramos con adolescentes en su viaje de egresados. Un público muy particular, en una época de su vida muy particular. En este mercado, la empresa que lleva a cada curso de viaje genera un fanatismo similar a un equipo de fútbol, cada estudiante “es” de la empresa que lo lleva, cantan canciones a favor y en contra, dibujan banderas y llevan remeras con la marca como si fuera un uniforme. Debíamos entonces, acompañar este sentimiento, facilitar el mecanismo de empatizacion del usuario con la empresa. Para esto, decidimos trabajar con una tipografía simple e inequivoca, fácil de reproducir y de copiar, para que incluso, aquel estudiante que escribiera Auckland en una bandera con otra letra que no sea la tipografía institucional, estaría cerca igualmente de la imagen de marca. Por otra parte, desarrollamos un ícono simple, atractivo y muy identificable. Un ícono que pudiera ser dibujado en una hoja de carpeta, que sea aceptado por los chicos para ser usado en una gorra o una mochila, para ser dibujado simplemente en un banco de escuela o en el mismísimo pizarrón de clases. Este ícono, bautizado espontáneamente más tarde por los alumnos como “las caritas de Auckland” consta de tres caras simplificadas, de tres amigos posando para una de esas fotos que quedan para toda la vida, una foto de momentos felices.

El slogan diferenciador.

El tercer elemento de la marca es su slogan. Este elemento, que cumpliría además la función de denominación de rubro, debía contemplar todos los públicos posibles con que trabajara la empresa. Debería cumplir la difícil tarea de ser divertido, serio, institucional, atractivo y responsable, todo en su conjunto. Decidimos contar simplemente lo que estaría presente en todos esos perfiles turísticos, en todos los públicos, en todos los tipos de viaje: “Viajá distinto”.

El paraguas de marca, logos de moda.

Por último un elemento importantísimo que no podíamos dejar afuera de las decisiones principales en la creación de esta marca eran los subproductos. Si bien los viajes particulares y tours convencionales estarían enmarcados bajo la marca madre, los tres productos más fuertes de la empresa, Auckland Bariloche (estudiantes de secundaria), Auckland Quinceañeras y Auckland Primarios, deberian contar con submarcas especialmente trabajadas de forma independiente. Lo más importante a tener en cuenta en este aspecto, fue que los tres productos estaán dirigidos a un público joven acostumbrado a objetos de moda y consumo y que cambiaría generacionalmente año a año. Desarrollamos por lo tanto, tres submarcas anualmente, diferente para cada temporada, de acuerdo a las modas estéticas de cada año, de esta forma, remeras, mochilas, gorras y piezas publicitarias siempre estarían a la moda para el público eventual de cada año.

Auckland se convirtió tras los primeros tres años en el mercado, en la empresa más grande en su rubro, desplazando a compañías nacionales y duplicando los pasajeros de otras empresas.