Jekyll&Hyde

Skills: Branding

Jekyll&Hyde. Café Pub.

El desarrollo de la marca de Jekyll&Hyde tuvo la particularidad de que nos fue encomendando desde el primer momento, desde la ideal situación en la que el bar futuro ni siquiera tenía nombre. En Bill&Ted tuvimos la oportunidad de trabajar la marca desde su más inicial forma: naming, diseño y personalidad.

El alma de la marca, la doble personalidad.

La información que nos llegó desde el cliente era que el futuro bar tendría dos perfiles, uno de día, con menúes ejecutivos, café con medialunas, noticiero y música funcional; el otro nocturno, con carta de tragos, luces bajas, música al tono, after office.

Ante la problemática de cómo unificar dos perfiles tan diferentes en una sola marca, alcanzamos la solución que suele ser la correcta en estos casos: en el problema se encuentra la solución. Fue entonces cuando comenzamos a proyectar llamar al bar Jekyll&Hyde, inspirado en la novela de Robert Louis Stevenson en la cual en una misma persona convivían dos personalidades, una buena y otra oscura.

A partir de esta determinación comenzamos a trabajar el logotipo y todo el concepto de marca basado en la “doble personalidad” del bar, ya no como un problema, sino como un gran diferencial.

La transformación.

En cuanto a la existencia de la marca en el día a día, el bar debería marcar y enfatizar sus dos perfiles antagónicos en vez de tratar de esconder la dualidad. Fue así como sugerimos a la gerencia de la empresa que en el momento en que bajara el sol, sonara una sirena y cambiara automáticamente todo el estilo del local. Las luces blancas y amarillas se apagan para dejar lugar a luces negras, que no solo oscurecen el ambiente si no que resaltan mensajes ocultos en las paredes; la música cambia, deja de ser funcional a la lectura del diario o la charla de café para ambientar un lugar de encuentro, nocturno, un pub. A su vez, el canal de la televisión cambia del noticiero o los deportes a un canal de videos musicales. Por otra parte, del lado opuesto a la carta de cafetería y almuerzos, se ve sobre un fondo oscuro, la carta de tragos, picadas y cervezas. Las luces de la fachada se encienden y el bar termina de cambiar completamente, en otras palabras, el “bueno” de Jekyll deja salir al gemelo maldito, Hyde.

El diseño gráfico. Al derecho y al revés.

Pero falta lo más importante, el diseño de la marca gráfica propiamente dicho. Para esto desarrollamos un logotipo que debía contener las dos personalidades en una, ser Jekyll, ser Hyde y ser a la vez, Jekyll&Hyde. Fue así que despues de mucho investigar y experimentar alcanzamos una marca donde Jekyll Café y Hyde Pub se encuentran en dos lados opuestos de un mismo círculo. Esto le dio un toque final a lo explicado previamente, en el momento de la metamorfosis, en la fachada se encuentra el cartel que gira acompañando al cambio de personalidad.

Desde su inauguración, toda la comunicación del establecimiento gira en torno a este concepto. Avisos publicitarios, gráficas, promociones, etc. Incluso hasta la decoración del lugar juega con los dos personajes.

Este es un claro ejemplo de cómo el desarrollo de una marca no es solo un diseño gráfico sino que puede influir en todos los aspectos de una empresa para llenarlos de personalidad y, de esa forma, tener un gran punto de partida para que crezca el marketing de la compañía.